Sensibilidad Química Múltiple, enfermedad en aumento también en Yecla

3
3.700 visitas
Sensibilidad Química Múltiple
Mujer con SQM protegiéndose de los tóxicos ambientales con una máscara

Las sustancias químicas, de origen sintético, suponen un serio problema para la salud de todas las personas y del medio ambiente.

En esta ocasión hablamos de Sensibilidad Química Múltiple, una enfermedad ambiental emergente reconocida en España desde el 2014, aunque todavía poco conocida para la sociedad en general.

Aparece cuando el cuerpo se desborda y dice “hasta aquí hemos llegado”, y ya no tolera más tóxicos ambientales. Quienes padecen esta enfermedad en grado severo experimentan síntomas adversos al respirar sustancias químicas liberadas en perfumes, ambientadores, productos de limpieza o de higiene personal, como desodorantes, pastas de dientes, gel o champú. Tampoco toleran pesticidas presentes en los alimentos, las pinturas ni los disolventes.

La Asociación S.Q.M Galicia ha publicado una amplia lista de productos químicos como desencadenantes de la enfermedad, así como un gran número de síntomas de muy diverso tipo: respiratorios, digestivos, cardiovasculares, neurológicos, cognitivos, musculoesqueléticos, oculares, dermatológicos y afectivos, entre otros. 

En España no existen estudios, pero las estimaciones se sitúan entre el 0,5% y el 12% de la población, según el grado de afectación. Por tanto, no se puede considerar la SQM una enfermedad rara, ya que por definición son las que afectan a menos del 0,05% de la población. 

bioconstrucciones

LOS CANARIOS DE LA MINA, UNA SEÑAL DE ALARMA

En la sociedad actual, las personas con S.Q.M cumplen una función similar a la que realizaban los canarios en las minas antiguamente. ¿Qué tienen en común?

Que los mineros tenían siempre un canario al lado porque es un animal muy sensible a los gases tóxicos como el metano o el monóxido de carbono. De esta manera, cuando había una fuga de gases y los trabajadores estaban en peligro, el canario dejaba de cantar o perdía el conocimiento.

Los mineros estaban muy atentos y siempre lo vigilaban. En cuanto lo veían un poco mal, como principio de precaución, salían a la superficie para salvar su vida. La pregunta ahora es: ¿quiénes son los pájaros de la mina del siglo XXI? Pues las personas con Sensibilidad Química Múltiple, porque nos están alertando de que no vamos por buen camino. 

AFECTADOS DE S.Q.M EN YECLA

Hablamos con L.P.Q, la primera persona que fue diagnosticada de esta enfermedad en Yecla, para conocer más de cerca cómo es vivir con S.Q.M y cuál está siendo su experiencia personal. Además, es miembro de la asociación Síndrome de Sensibilización Central-SQM-Levante, en la Región de Murcia. 

¿Desde cuando tienes S.Q.M y cómo lo descubriste?

Ha sido un proceso que me ha llevado muchos años hasta descubrirlo. Se me desencadenó a raíz de tomar un medicamento que era calcio para las rodillas, en 1996.

Cada día estaba peor, como si tuviera una gripe espantosa pero sin fiebre. Me sentía cansada, aturdida, con los ojos pesados y moqueo continuo. Se me puso la voz ronca como si tuviera faringitis y me sentía agotada física y mentalmente.

No me sirvieron para nada los corticoides y las histaminas que estuve tomando durante nueve meses,  porque los síntomas continuaban igual.

Entonces mi médico me mandó al alergólogo y me diagnosticaron alergia idiopática o, lo que es lo mismo, que desconocían la causa de mi malestar. Mientras, me seguían dando la misma medicación.

Dos años después, empecé a leer el prospecto y vi que esa no era la manera de abordar mi problema. Así que decidí dejar de tomar la medicación que no me servía.

dortegas

Entonces, ¿en lugar de un diagnóstico médico lo descubriste por tus propios medios?

Así es, comencé a observarme con atención para ver si conseguía identificar lo que me estaba pasando.

Por ejemplo, me sentía muy cansada cuando terminaba de limpiar en casa, y pensaba que era normal, que sólo necesitaba reposar un poco. Hasta que un día, dije “no voy a limpiar a ver qué pasa”. Y ahí empecé a mejorar. Entonces, me di cuenta que me molestaba el olor del producto de limpieza.

También dejé de utilizar colonias, porque cuando iba a un sitio donde las personas utilizaban perfumes me ponía fatal, empezaba a estornudar y sentirme como resfriada. Se lo explicaba a mi entorno pero muchos no lo entendían o les daba lo mismo.

Así que decidí abrir mi propio espacio de trabajo, que fue la mejor decisión que pude tomar. Muchos síntomas desaparecieron y sólo empeoraba cuando me exponía a olores que me molestaban.

Años más tarde, tuve que ir varias veces al hospital a ver a familiares y empeoré muchísimo. El alergólogo me dijo que no tenía nada para mí y me mandó al psiquiatra.

¿Hay alguna relación entre la S.Q.M y las enfermedades psiquiátricas? ¿Por qué los médicos tardan tanto en hacer un diagnóstico adecuado?

El gran desconocimiento que hay entre los profesionales de la salud sobre esta enfermedad, provoca que no se detecte a tiempo, que se confunda con otros problemas o incluso se derive a especialidades que nada tienen que ver, como psiquiatría.

La S.Q.M no tiene nada que ver con una alergia, es una intolerancia a sustancias tóxicas que hay en el ambiente. 

En septiembre de 2008 se publicó en la revista Journal of Nutritional and Environmental Medicine un estudio que demostraba que la SQM no es una enfermedad psicológica y que su origen está ligado a sustancias químicas. 

¿Conoces más casos en Yecla?

Sí, al menos 8 personas estamos diagnosticadas por el alergólogo de “supuesto Síndrome Químico Múltiple” en el mismo grado que yo estoy. 

Además, es frecuente, que las personas con SQM tengamos, a la vez, Síndrome de Fatiga Crónica y  Fibromialgia, aunque no sucede siempre. También está relacionada con la electrohipersensibilidad a los campos electromagnéticos que emiten antenas, móviles o el wifi.

Y por último, si se conoce la toxicidad de todas esas sustancias, ¿para qué las siguen utilizando? ¿Qué sentido tiene añadirlas en los alimentos?

Eso quisiera saber yo también. Hay una cosa que para mi no tiene sentido y es que en agricultura ecológica estén prohibidos un montón de productos, como los pesticidas, por sus conocidos daños sobre la salud. Sin embargo, esos ingredientes perjudiciales, en lugar de dejar de utilizarlos, nos los echan en el detergente de la ropa, en el tabaco, en las cremas del cuerpo y de la cara, en los maquillajes y tintes del pelo, en los ambientadores, y así una larga lista.

No entiendo cómo en el campo no se pueden echar, pero en nuestras casas y en el cuerpo sí que está permitido. Ante esta realidad, sólo nos queda estar atentos para evitar las sustancias tóxicas todo lo posible, incluso en las personas sanas, para prevenir muchas enfermedades, no sólo la S.Q.M.

Afortunadamente, hoy en día hay más alternativas sin tóxicos que hace veinte años, y disponemos de fácil acceso a la información. 

¿Qué recomiendas a una persona que sospecha que tiene SQM o que ya está diagnosticada?

Lo primero es asociarse con personas que están en la misma situación, para aprender, compartir experiencias y recibir apoyo. Las asociaciones de SQM son una valiosa ayuda y están para eso, porque las acciones que se realizan están enfocadas en hacer visible esta enfermedad en la sociedad y en tomar medidas a favor de mejorar nuestra calidad de vida. 

Por ejemplo, en este sentido hay una novedad a destacar, como es la reciente presentación de un Protocolo de Atención en SQM en la Conserjería de Sanidad de Murcia, por parte de Carmen G, presidenta de SCC-SQM Levante. La finalidad es que se adopte y se lleve a la práctica en todos los centros sanitarios de la Región.

banner miel chinchilla

3 COMENTARIOS

  1. Isidro, hay un montón de enfermedades hoy en día reconocidas, que en años A, eran el mal del miserele…. Hay informes de la OMS, y muchos diagnosticados,… Y que casualidad, que desde hace poco tiempo, los anuncios salen con SIN PARABENOS, SIN…. ETC.

  2. Isidoro realmente lo que se cuenta aquí, es la experiencia de una persona que es real.
    Quien eres tú para desmentir o acusar de desinformación.
    Realmente con que argumento reafirmas que los tóxicos en los productos no son perjudiciales.

    • Soy alguien que se ha leído las publicaciones científicas existentes al respecto (que, por ausencia de pruebas a favor y existencia de pruebas en contra, niegan esa vinculación de productos químicos con esta patología real), los informes del Ministerio de Sanidad (que niegan también esa vinculación), la posición de la Organización Mundial de la Salud (que también niega la vinculación)… etc. etc.
      Mi argumento no niega, para nada, que un producto tóxico sea tóxico a partir de cierta dosis. Precisamente, usted confunde que algo sea tóxico con lo que, supuestamente, sufren estas personas que sería más parecido a una «alergia». Para hablar primero hay que informarse… y si puede ser no inventarse cosas que otra persona no ha dicho como acaba de hacer usted conmigo. Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí