Concluye una vendimia con menos uva, pero de gran calidad

0
vendimia uva

Una vendimia larga, como es habitual en los últimos años, pero ha merecido la pena. Terminó la recogida de la uva de este 2019 que se recordará por el susto que generó en el sector la llegada de la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) y porque la calidad de la uva recogida fue muy buena.

A la espera de las declaraciones finales de cosecha que se realizarán el próximo mes, los 372 viticultores inscritos en la Denominación de Origen Protegida Yecla han recogido 12.726.719 kilos de uva cultivada en 4.579 hectáreas repartidas en el término municipal de Yecla, según los datos aportados por la propia entidad.

Un 10% menos que en la campaña anterior

Esa cifra supone una reducción de un 10% respecto a la campaña anterior que fue superior a la media. Por lo tanto, se puede asegurar que el volumen de uva recogida durante este año está un poco por encima de las cifras de una campaña normal.

Este 2019, la conjunción de un verano suave y las lluvias del pasado mes de septiembre han dado lugar a una lenta maduración de la uva, “por lo que la vendimia se ha podido desarrollar principalmente durante los meses de septiembre y octubre”, explican los responsables de la DO Yecla.

La DANA, que provocó la preocupación inicial del sector, finalmente trajo una gran cantidad de lluvia pero que no provocó daños en las plantaciones. “Esa lluvia fue incluso beneficiosa porque el verano fue muy seco, sin precipitaciones”, explica el enólogo de Bodegas La Purísima.

Las precipitaciones y las altas temperaturas que se registraron en octubre han provocado que las bodegas hayan recibido una uva “muy sana. Con una calidad excepcional”, asegura el secretario de la Denominación de Origen de Yecla y Bodeguero, Antonio Candela.

Lo que sí provocaron las lluvias del temporal fue una parada forzosa en la vendimia y una ralentización de la recogida. Como es habitual, la última semana de agosto comenzaron a recogerse las variedades blancas, a las que se fueron sumando las tintas más tempranas a partir de la primera semana de septiembre.

La monastrell, la reina

Del total del terreno cultivado, 3.214 hectáreas corresponden a la variedad monastrell y el resto, a las uvas tintas tempranillo, cabernet sauvignon, syrah, merlot, garnacha tinta, garnacha tintorera y petit verdot. También se han cultivado uvas macabeo, airén, merseguera, malvasía, chardonnay, moscatel de grano menudo y sauvignon blanc.

Todas esas variedades que utilizan los enólogos para la elaboración de vinos provocan que la recogida de la uva se prolongue en el tiempo ya que cada una tiene un periodo concreto de maduración diferente.

recogida de la uvaAdemás, esta campaña se sigue confirmando que el sistema de recogida de uva con máquina va ganando terreno al tradicional. “Hay pocas personas dispuestas a trabajar en la vendimia. La mayoría de mano de obra es de inmigrantes y muchos agricultores ya solo recogen con máquina porque han cambiado a espaldera”, comenta un agricultor.

El tema de la rentabilidad de las plantaciones es uno de los aspectos más problemáticos del sector ya que los agricultores siguen reclamando una mejora de los precios mientras que las bodegas aseguran que el mercado requiere de precios muy competitivos para poder seguir vendiendo el vino que se elabora en esta tierra. 


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí