.
🌼 domingo 26 mayo 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

La barbechera en la siembra del cereal

La barbechera es el nombre que tiene la preparación de la tierra para la siembra del cereal.

Esta labranza se hacía con un par de mulas y sus correspondientes atalajes. Las bestias y sus colleras se apareaban en el “ubio” (yugo) que era de madera con una barra de hierro que le daba mucha fuerza y medía unos dos metros de largo. En cada extremo de dicho ubio había dos agujeros separados el uno del otro todo lo que era el cuerpo de la bestia con la collera; y en esas aberturas llevaban unas estaquillas (costillas) de unos cincuenta centímetros de largas, iguales cada dos.

En cada uno de esos sitios se ajustaba una mula, se le abrochaban las hebillas que tenían las colleras, sujetando sobre ellas las costillas del ubio. Cuando estaban colocadas las dos caballerías se les enganchaba el arado o la vertedera y se iniciaban las barbecheras.

Se solían dar cuatro rejas: la primera se llamaba “romper el bancal”, la segunda “pasar”, la tercera “chamberguear” y la cuarta “rajar la chamberga”.

Estas faenas nombradas chambergas las hacían los muleros con muy buenas manos para labrar y daba gusto verlas; todos los surcos derechos, igualicos. Si aquello se hubiera hecho con un molde no sale mejor. Había labores como “El Factor”, “La Carrasquilla” o “El Pulpillo”, en donde para chamberguear se metían tres o cuatro pares de mulas en un bancal. Se hacían cortes y cada uno llevaba su corte, sin embargo, cuando “juntaban”, acoplaban de forma tan perfecta que parecía que lo había hecho uno solo. Para lograr esto, los labradores habían tomado la mira a un pico de monte o cualquier cosa que se viera a varios kilómetros de distancia.

Había hombres tan especializados en labrar y hacer las cosas tan bien, que con un par de mulas echaban un surco que atravesaba fincas y fincas de kilómetros y kilómetros de largo. De largo y derecho; lo más derecho que un ser pueda pensar. A este surco se la daba el nombre de “torero”.

En este término municipal un hombre hizo un torero que cruzó fincas y atropelló todo lo que se le presentaba. Los dueños lo multaron pero el que hizo el torero no estaba conforme; vino a litigio. Lo examinó un ingeniero y aquel surco estaba derecho. Como la costumbre era que si estaba recto no había pena, este hombre quedó triunfante y fue aplaudido por el pueblo.


Relatos del ayer.

Hogar de la Tercera Edad/Universidad Popular de Yecla/INSERSO.

MU-34/1988.

Tema: “Profesiones”.

Página 36.

Por José Antonio Ortega

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

La barbechera es el nombre que tiene la preparación de la tierra para la siembra del cereal.

Esta labranza se hacía con un par de mulas y sus correspondientes atalajes. Las bestias y sus colleras se apareaban en el “ubio” (yugo) que era de madera con una barra de hierro que le daba mucha fuerza y medía unos dos metros de largo. En cada extremo de dicho ubio había dos agujeros separados el uno del otro todo lo que era el cuerpo de la bestia con la collera; y en esas aberturas llevaban unas estaquillas (costillas) de unos cincuenta centímetros de largas, iguales cada dos.

En cada uno de esos sitios se ajustaba una mula, se le abrochaban las hebillas que tenían las colleras, sujetando sobre ellas las costillas del ubio. Cuando estaban colocadas las dos caballerías se les enganchaba el arado o la vertedera y se iniciaban las barbecheras.

Se solían dar cuatro rejas: la primera se llamaba “romper el bancal”, la segunda “pasar”, la tercera “chamberguear” y la cuarta “rajar la chamberga”.

Estas faenas nombradas chambergas las hacían los muleros con muy buenas manos para labrar y daba gusto verlas; todos los surcos derechos, igualicos. Si aquello se hubiera hecho con un molde no sale mejor. Había labores como “El Factor”, “La Carrasquilla” o “El Pulpillo”, en donde para chamberguear se metían tres o cuatro pares de mulas en un bancal. Se hacían cortes y cada uno llevaba su corte, sin embargo, cuando “juntaban”, acoplaban de forma tan perfecta que parecía que lo había hecho uno solo. Para lograr esto, los labradores habían tomado la mira a un pico de monte o cualquier cosa que se viera a varios kilómetros de distancia.

Había hombres tan especializados en labrar y hacer las cosas tan bien, que con un par de mulas echaban un surco que atravesaba fincas y fincas de kilómetros y kilómetros de largo. De largo y derecho; lo más derecho que un ser pueda pensar. A este surco se la daba el nombre de “torero”.

En este término municipal un hombre hizo un torero que cruzó fincas y atropelló todo lo que se le presentaba. Los dueños lo multaron pero el que hizo el torero no estaba conforme; vino a litigio. Lo examinó un ingeniero y aquel surco estaba derecho. Como la costumbre era que si estaba recto no había pena, este hombre quedó triunfante y fue aplaudido por el pueblo.


Relatos del ayer.

Hogar de la Tercera Edad/Universidad Popular de Yecla/INSERSO.

MU-34/1988.

Tema: “Profesiones”.

Página 36.

Por José Antonio Ortega

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses