Los beneficios de los coches eléctricos en el desarrollo del niño

2
301 views


 

En el desarrollo de un niño hay muchos factores que los padres deben tener en cuenta, pero está claro que existen los denominados potenciadores que ayudan a que se consigan los objetivos deseados en el crecimiento físico y emocional.

Los niños, desde muy corta edad, empiezan a desarrollar sus habilidades y las van poniendo a prueba en su día a día. Para conseguirlo, ellos mismos se van marcando retos nuevos en cada momento, en sus diferentes ámbitos, con el juego siempre como protagonista y epicentro de sus primeros años de existencia. Niños que tienen una habilidad comunicativa en pleno proceso de expansión y que tienen curiosidad por muchas cosas que desconocen. Aquí es destacable el papel que tienen los padres como referente explicativo en un contexto de aprendizaje continuo.

Elementos como los juguetes, y en especial los coches eléctricos, son potenciadores del denominado juego simbólico para los más pequeños de la casa. Esa faceta creativa que el niño tiene intrínsecamente le hace que se traslade a otros escenarios imaginarios ajenos a lo que le rodea. Manejando los coches a batería para niños les estamos dando una herramienta adaptada a su edad. Con ese divertido y atractivo juguete el niño conduce, se entretiene y desarrolla una destreza cuyos beneficios están más que demostrados científicamente.

Debemos tener en cuenta que, además de la imaginación, el niño interpreta otros personajes cuando se pone a los mandos de un coche eléctrico. Es una parte importante del desarrollo del juego simbólico que también se fomenta compartiendo esos momentos de ocio con otros niños. Se trata de un trabajo de socialización que es importantísimo en todos los niveles.

La actividad que el niño realiza a los mandos de ese juguete le permite imitar a su propios progenitores cuando conducen. El papel de los padres en este proceso de desarrollo es importante.

Ya sea en los parques o en la calle acompañados de un adulto, los niños encuentran en estos vehículos de cuatro ruedas un juguete perfecto para la diversión en cada momento.

Además, la amplia gama de modelos existentes hace que el niño pueda elegir aquel que le hace más ilusión. El juego con el vehículo se transforma y se asemeja cada vez más a la realidad que él percibe.

Se dice, y con razón, que siempre hay que sacar tiempo en el estrés diario para el infante. La relación entre los padres y los niños se sostenta en compartir momentos y más si son relacionados con el juego y la diversión. La inversión en tiempo con los hijos debe entenderse como un beneficio en el crecimiento del menor que tendrá sus frutos.

 

Otro de los factores que mejoran con el juego con estos pequeños vehículos es la denominada inteligencia corporal cinestésica, Se trata de mejorar el desempeño físico uniendo el cuerpo y la mente. El niño o la niña mejoran las capacidades para controlar actividades físicas. Una de las claves de este aprendizaje es la coordinación que el menor consigue.

Además, un juguete como es el coche eléctrico provoca una mayor facilidad para aprender a través de la experiencia directa que el menor siente en su divertida experiencia.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí