La mayoría de las dietas no funcionan por estos motivos

0
Dietas vs Comida Saludable

Hay dietas para todos los gustos y la mayoría tienen algo en común: te aseguran que si la sigues a “raja tabla” bajarás de peso y conseguirás la figura ideal.

En la práctica suele suceder que la persona deposita toda su confianza en conseguir los mejores resultados pero, por un motivo o por otro, no le funciona y vuelve a encontrarse con el mismo problema del sobrepeso. La pregunta es, ¿a qué se debe esto?

Entrevistamos a María Ángeles Jiménez, dietista, naturópata y directora de La Rosa Alquímica, para adentrarnos en el mundo de las dietas y de la alimentación saludable.

¿Por qué la mayoría de las dietas tienen a fracasar? ¿Cuáles son los motivos?

El problema es exactamente ese, las dietas. Hay infinidad de dietas para perder peso, ese es el error. La mayoría de las personas sólo modifican su alimentación cuando se trata de perder peso, ni siquiera la modifican por problemas de salud. Se hacen verdaderas barbaridades para adelgazar: dietas a base de proteína animal, dietas bajas en calorías, dietas donde se suprimen totalmente las grasas y los carbohidratos, etc.

En fin, maltratamos el cuerpo sin pensar en las consecuencias. Por eso, es necesario educar a la población en este sentido, porque cualquier dieta nunca funcionará si no hay una buena nutrición de base. Por eso, yo prefiero hablar de alimentación consciente en lugar de dietas.

Y no olvidemos que no es lo mismo alimentación que nutrición. Comemos todos los días para subsistir, pero no de la manera adecuada para que haya una buena asimilación de nutrientes. Cometemos muchos errores dietéticos, por eso el cuerpo se satura de tóxicos y llega un momento en que pasa factura.

bioconstrucciones

¿Qué opinas de los productos light o de las dietas bajas en grasa?

Los productos lights me parecen inútiles en el mejor de los casos, por no decir perjudiciales. La naturaleza es muy sabia y a los alimentos que nos proporciona no hay que ponerles ni quitarles nada. Igual ocurre al revés, añaden sustancias a otros alimentos, son los llamados “enriquecidos”. Disparates como lácteos con omega 3, que son grasas saturadas con un dudoso omega 3 para bajar el colesterol que te sube la leche. Y como éste podemos poner muchos ejemplos más.

La industria alimentaria con su publicidad engañosa está haciendo mucho daño, pero las autoridades la permiten y mucha gente cree que si está permitido y lo anuncian en la tele, no puede ser malo. Menos mal que cada vez hay más conciencia de esta vergonzosa manipulación.

En una alimentación saludable, ¿qué alimentos recomiendas evitar? ¿Por qué?

Cualquier alimento procesado es mejor evitarlo: carnes rojas, lácteos, azúcares refinados, harinas refinadas, conservantes, colorantes y comida precocinada.

Casi todos los alimentos que nos encontramos en las estanterías de los supermercados están repletos de conservantes y envasados en plásticos. Todos sabemos lo peligroso que es el plástico para la salud y para el medio ambiente.

En cuanto a la carne, yo personalmente no la como desde hace muchos años por una cuestión moral, además de una cuestión de salud. Soy vegana y no veo ninguna ventaja en comer carne pero por regla general, todavía es la base de la alimentación de una gran parte de la población

Uno de los problemas de comer carne es que la cría de ganado para consumo humano está perjudicando el medio ambiente. Protestamos porque nos quieren poner cerca una granja porcina pero luego nos comemos el jamón. Estamos viendo las condiciones de sufrimiento de los animales en granjas y  mataderos, además de  los antibióticos, hormonas y vacunas que les inyectan. Todo eso nos lo comemos nosotros, incluida la angustia que pasan cuando les van a matar.

Los lácteos igualmente, nos meten por los ojos desde pequeños lo buenísima que es la leche para los huesos y resulta que cada vez hay más artrosis y osteoporosis, por no mencionar las enfermedades del sistema endocrino. No olvidemos que la leche de cualquier mamífero contiene hormonas.

El azúcar refinado desmineraliza el organismo y por tanto lo vuelve ácido, además de crear adicción. Por otro lado, las harinas refinadas y blanqueadas químicamente no aportan ningún beneficio, al revés, con un índice glucémico muy  alto enseguida se convierten en glucosa y después el organismo la guarda convertida en grasa.

El cloruro de sodio o sal común también es un problema. Lo mejor es tomar la sal marina natural, tal cuál sale del mar.

¿Cuáles no deben faltar en la cocina por su alto valor nutritivo?

En nuestra cocina no deben faltar las legumbres, los cereales integrales, las especias, los frutos secos, frutas y verduras, bebidas vegetales, sal marina, miel o melaza de arroz, de  caña, de dátiles, pan de grano entero con levadura madre, cacao puro, etc.

¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes hoy en día directamente relacionadas con la alimentación?

Todas, absolutamente todas las enfermedades están relacionadas con problemas digestivos, porque combinamos mal los alimentos y metemos muchos tóxicos. Si nos hiciéramos un estudio, veríamos que la mayoría tiene candidiasis, parásitos, bacterias, etc. esto se traduce en una mala absorción de nutrientes y en consecuencia problemas serios de salud. Lo ideal es consumir alimentos ecológicos, teniendo en cuenta que alimentos ecológicos son los mismos que  se cultivaban hace cincuenta años, es decir sin herbicidas y, por supuesto, que no estén modificados genéticamente.

En cuanto a las grasas, ¿cuáles son buenas o recomendables? ¿Cuáles perjudiciales y por qué?

Todas las grasas son necesarias en su justa medida, yo nunca recomiendo grasas animales por varias razones. Entre ellas que son grasas saturadas y al final se acumulan en los tejidos provocando un sinfín de problemas. El aceite de oliva crudo es un alimento excelente, siempre que sea un aceite de calidad, prensado en frío y sin aditivos químicos. En Yecla tenemos la suerte de tener uno de los aceites mejores del mundo.

Hay que tener en cuenta que el aceite cuando se calienta demasiado pierde sus propiedades y se vuelve tóxico, así que convendría evitar los fritos.

Otras grasas son las de pescado azul, ricas en omega 3. Tienen sus problemas por la contaminación de mercurio, por eso conviene tomar el omega 3 en perlas de lino, de pescado pequeño o de krill. El omega 6 también resulta interesante pero siempre manteniendo el equilibrio con los omega 3.

En el caso de los niños y jóvenes, que están mucho más expuestos a la «comida basura», ¿qué recomiendas? ¿Qué problemas de salud podrían prevenirse con una adecuada alimentación entre los adolescentes?

Esto, como todo, es cuestión de educación, porque los niños y jóvenes son muy vulnerables y desde pequeños tienen unas determinadas pautas de alimentación. Muchos padres ya están concienciándose de la importancia de la alimentación para la salud pero, por desgracia, también hay muchos otros que piensan que esto son tonterías. 

Estamos viendo que cada día hay más intolerancias y más alergias. Esto no ocurre porque si, nuestro organismo está saturado de tóxicos y llega un momento en que por algún lado tiene que salir. 

Por ejemplo, está muy de «moda» el tema del TDH. En este sentido, por mi experiencia sé que cambiando la alimentación y utilizando suplementación se ha evitado medicar a muchos niños. Cuando escuchas lo que comen y lo que beben, comprendes por qué se comportan así. Beben refrescos con grandes cantidades de azúcar, chuches, cereales refinados, leche de vaca, etc. Si les cambiamos la alimentación, estos niños mejoran de forma espectacular.

La educación nutricional empieza en casa y promoverla desde los colegios e institutos es la única solución. Si les enseñamos a comer de forma saludable para toda la vida, serán mucho más felices, así podremos prevenir muchos problemas presentes y futuros. 

Cada vez más personas buscan un estilo de vida saludable y más contacto con la naturaleza, para tener mejor calidad de vida.  Sin embargo, todavía no se promueve oficialmente en todos los centros educativos o de salud, ¿qué opinas sobre esto?

Son tiempos revueltos. Por un lado, crece el número de personas que quieren cuidar su salud y reestablecerla de manera natural. Por otro lado, tenemos a los que sirven a los intereses de la industria química que están haciendo una campaña difamatoria sin precedentes contra las terapias naturales.

Por tanto, la manipulación a la que pretenden someter a la población está servida. En nosotros está la decisión de cuidar nuestro cuerpo a través de la alimentación saludable y el ejercicio físico  o machacarnos para después atiborrarnos de químicos para toda la vida. Es cuestión de sentido común.

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí